El timo de los omega -3

El timo de los omega -3

El timo de los omega-3

  • 'JAMA' cuestiona los suplementos de estos ácidos grasos

  • Según los expertos, si la persona come bien, no los necesitará


La publicación se centra en los suplementos de omega-3 que miles de personas consumen diariamente para, según creen ellos, prevenir el deterioro cognitivo y cardiovascular. Sin embargo, según este trabajo y otros publicados anteriormente, este hábito sería en vano, ya que no produciría ningún efecto importante.

Ahora, un grupo de investigadores ha seguido durante cinco años a 4.000 personas con una media de 72 años de edad a los que les han dado, o bien placebo, o bien un suplemento de omega-3. El resultado es que estas pastillas «no mostraron efectos significativos en la función cognitiva» de quienes los tomaron respecto a quienes no lo hicieron.

Aunque existen estudios que indican que las dietas altas en omega-3 tienen un efecto protector en la función cognitiva, y se ha visto que algunos pacientes con Alzheimer presentan unos niveles bajos en uno de los componentes del omega-3, -el ácido docosahexaenoico (DHA), una parte esencial de las neuronas-, lo cierto es que este efecto protector que sí se ve en la alimentación no se observa cuando el omega-3 se obtiene a través de suplementos.

Según explica a EL MUNDO Aitor Sánchez, nutricionaista miembro de la iniciativa Dietética Sin Patrocinadores y autor del blog midietacojea.com, lo que hace este estudio es «confirmar una cosa que ya sabíamos, y que ha pasado también con otros suplementos, como los de calcio, los de fibra, o los antioxidantes». Tal y como explica este experto, el hecho de que un patrón dietético tenga unos beneficios no significa que éstos también se vayan a dar si tomas un suplemento. «No es lo mismo tener una dieta rica en omega-3 a través del pescado que tomarte el suplemento, porque te falta la materia prima», indica Sánchez. Además, existen otros patrones que son difíciles de cuantificar pero que a nivel epidemiológico se sabe que se cumplen, como que las personas que comen más pescado también suelen tomar más verdura, o «que quienes siguen una dieta sana también hacen más ejercicio o están más activos intelectualmente», cuenta Gurutz Linazasoro, director científico de CITA-Alzheimer y miembro de la Sociedad Española de Neurología.

En definitiva, con este estudio, explica Francisco Pérez, jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, «queda claro que la adición al omega- 3 [a nivel de suplementos] no mejora el deterioro cognitivo».

Lo ideal es seguir una dieta saludable

Lo que resaltan todos los expertos consultados por este periódico es que, en vez de tomar suplementos, lo que hay que hacer es comer bien. «Lo que verdaderamente está evidenciado es que una dieta saludable evita caer en ciertos patrones de enfermedades», explica Sánchez, quien argumenta que «no es lo mismo consumir omega-3 a través de la dieta que a través de una pastilla, el suplemento siempre sale perdiendo en esta comparación». Linazasoro explica que «si una persona come de todo no necesitará ningún suplemento».

Aunque se sabe que estos suplementos no tienen efectos positivos demostrados, tampoco se ha documentado que provoquen ningún daño. No obstante, Sánchez sí que les encuentra un problema, y es que «la persona piense que a través de ellos está supliendo una dieta saludable».

La presión de la industria

Además de esto, es importante tener en cuenta a la industria. Porque la realidad es que, a pesar de que estos suplementos no tienen demostrada su eficacia, lo cierto es que son muy consumidos. «El problema es que seguir una dieta saludable no da dinero a nadie, mientras que hay gente que gana muchísimo dinero no sólo con los suplementos, sino con los alimentos enriquecidos», dice Sánchez. Para el nutricionista, la cuestión se centra en que «interesa muy poco a la industria que la Sanidad española tenga una perspectiva de promoción de la salud».

Al margen de polémicas, la conclusión de los expertos es que lo necesario no son los suplementos, sino alimentarnos bien. Y si queremos beneficiarnos específicamente de las bondades del omega-3, el camino más lógico es comer pescado azul: sardina, boquerón, atún, y salmón.